Saltar al contenido

Cómo Mantenerse Motivado Aunque las Cosas te Salgan Mal

Uno de los mayores retos del que busca tener éxito es saber cómo mantenerse motivado a través del tiempo. La falta de motivación te lleva a ser menos productivo y en ocasiones provoca que abandones tus proyectos, en especial cuando las cosas no salen bien.

Motivación

¿Para qué Sirve Realmente la Motivación?

La motivación no te servirá para llevar a cabo tus proyectos, porque está por sí sola no es suficiente, pero la motivación atada a metas efectivas, la acción persistente, buenos hábitos y una alta disciplina será lo que provocará que logres lo que te propones. Aunque la motivación no sea el único factor, ni el más determinante para alcanzar tus objetivos, sí que cumple con una importante función.

La motivación es un impulso que provoca que tomes acción en tus proyectos. Te ayuda en el proceso de crear buenos hábitos, te permite ser más productivo cuando lo necesitas ayudándote a conseguir mejores resultados. La motivación es la fuerza que te ayuda a seguir adelante en momentos difíciles permitiéndole superar los obstáculos que se te presenten en el camino.

Nuestra motivación no siempre está al máximo esta suele variar constantemente. Hay una serie de claves que se pueden utilizar para elevar la motivación y mantenerse motivado de día a día.

¿Cómo Mantenerse Motivado?

1. Mantente con un buen estado de ánimo 

Mantener un buen estado de ánimo es fundamental para realizar tareas con mayor efectividad, energía y lograr las metas propuestas.

La tristeza, el miedo, la cólera, la envidia y el desánimo son estados de ánimo negativos para mantenerse motivado. Sin embargo el entusiasmo, la fe, el amor y la alegría son estados de ánimo positivos que te ayudaran para mantenerte motivado. Para tener un buen estado de ánimo hay que conocer de dónde provienen las emociones, que las provoca y cómo las podemos influenciar de forma consciente.

Nuestras emociones provienen de:

  • Nuestros pensamientos:

El 45% de nuestro estado de ánimo proviene de lo que pensamos y decimos de nosotros mismo. Cuando haces afirmaciones positivas como: sé que puedo, soy bueno en lo que hago, que bien me siento, entre otras, influencias inconscientemente tus emociones a estados positivos.

Cuando haces afirmaciones negativas como: que mala suerte tengo, todo me sale mal, qué difícil es la vida, no puedo hacerlo, entre otras, influencias inconscientemente tus emociones a estados negativos.

Enfocar tus pensamientos de forma consciente en lo positivo te ayudará a mejorar tu estado de ánimo.

  • Nuestra Fisonomía:

El otro 45% de nuestro estado de ánimo proviene de la forma en como manejamos nuestro cuerpo. Si solemos estar muy serio, caminar muy despacio, estar desganado y con mala postura “hombros caído y mirada al suelo” esto sin duda influenciará tu estado de ánimo a emociones negativas.

En cambio cuando sonríes frecuentemente, cuando mantienes una buena postura “Hombros levantados pecho hacia delante” hablas con firmeza y actúas con determinación influenciará tu estado de ánimo a emociones positivas.

Nuestra mente influencia nuestro cuerpo y nuestro cuerpo la mente. Un balance entre las dos es la clave para mantener un buen estado de ánimo.

  • Influencias externas:

El otro 10% proviene de circunstancias externas que no podemos controlar. Algunos ejemplos serian: Una persona inesperada te insulta, algún acontecimiento imprevisto, un accidente, una enfermedad, entre otras.

De estas situaciones jamás tendremos el control. Lo único que se puede hacer cuando ocurren estos acontecimientos es enfrentarlos con valor y con buena actitud.

2. Tener metas

Las metas son fundamentales para alcanzar tus objetivos y sueños. Las metas establecidas correctamente acelerarán el proceso de llevarlas a cabo y te mantendrá enfocado con energía y motivación.

3. Escucha motivación

Cuando te sientas desanimado escucha consejos de personas que ya estén en donde tú quieres estar. Esto te motivara y te dará ánimo para seguir hacia delante. Observa lo logros de otros y estudia cómo alcanzaron sus sueños, esto te dará excelentes ideas para continuar avanzando.

4. Evalúa tu progreso

Al evaluar tu progreso podrás identificar tus avances en tus metas, esto te proporcionará nuevas energías y motivación para seguir trabajando en tus proyectos.

5. Celebra tus logros

Cada vez que logres una meta celébralo. Esto hará que actúes con más motivación en tu próxima meta. Al celebrar tus logros estarás consciente de que tus esfuerzos no son en vano.

Espero que este artículo le sea de gran utilidad, si te gustan estos contenidos déjanos sus comentarios  y comparte.

¡Transforma tu vida desarrollando todo tu potencial, éxito para todos hasta la próxima!