Frases Célebres de Benito Juárez

Benito Pablo Juárez García fue un político liberal y abogado mexicano de orígenes indígenas, específicamente provenía de la etnia Zapoteca. Se le conoce como “El Benemérito de las Américas”, gracias a su comportamiento y visión democrática.

Benito Juárez fue presidente de México en varias oportunidades y participó en la consolidación de esta nación como República. Ejerció sus mandatos en diferentes épocas de la historia de su país.

Siempre se caracterizó por sus esfuerzos en ser netamente liberal, estableciendo leyes para separar la iglesia y el Estado, poner en marcha la reforma agraria y respetar la libertad de prensa.

Sus 40 frases más célebres son:

  1. El respeto al derecho ajeno es la paz.

  2. Como hijo del pueblo nunca podría olvidar que mi único fin debe ser siempre su mayor prosperidad.

  3. Hay que seguir la lucha con lo que podamos, hasta que podamos.

  4. Libre, y para mi sagrado, es el derecho de pensar… La educación es fundamental para la felicidad social; es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos.

  5. La constancia y el estudio hacen a los hombres grandes, y los hombres grandes son el porvenir de la Patria.

  6. El principio de no intervención es una de las primeras obligaciones de los gobiernos, es el respeto debido a la libertad de los pueblos y a los derechos de las naciones.

  7. En política, la línea recta es la más corta.

  8. No se puede gobernar a base de impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes. No se pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, disponiéndose a vivir, en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley les señala.

  9. Los gobiernos civiles no deben tener religión, porque siendo su deber proteger la libertad que los gobernados tienen de practicar la religión que gusten adoptar, no llenarían fielmente ese deber si fueran sectarios de alguna.

  10. La instrucción es la base de la prosperidad de un pueblo.

  11. No deshonra a un hombre equivocarse. Lo que deshonra es la perseverancia en el error.

  12. Tengo la persuasión de que la respetabilidad del gobernante le viene de la ley y de un recto proceder y no de trajes ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro.

  13. Todo lo que México no haga por sí mismo para ser libre, no debe esperar, ni conviene que espere, que otros individuos u otras naciones hagan por él.

  14. La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre, como es libre en el hombre la facultad de pensar.

  15. Los hombres no son nada, los principios lo son todo.

  16. No reconozco fuente de poder más pura que la opinión pública.

  17. El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley; la felicidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley; sólo debe distinguir el mérito y la virtud para recompensarlos; al vicio y al crimen para procurar su castigo.

  18. El gobierno tiene el sagrado deber de dirigirse a la Nación, y hacer escuchar en ella la voz de sus más caros derechos e intereses.

  19. Los hombres que no pueden soportar el yugo suave de la ley, tampoco pueden conformarse con ese orden de cosas, y de aquí procede ese constante empeño de destruir el sistema federativo, sustituyéndolo con el poder absoluto.

  20. Halla energía para cumplir la ley; esto bastará para que la nación se salve y sea feliz.

  21. Nada de contemporizaciones con los hombres viciados y con los que se han acostumbrado a hacer su voluntad como moros sin señor.

  22. Hay circunstancias en la vida en que es preciso aventurar todo si se quiere seguir viviendo física y moralmente.

  23. ¿Por qué México, mi país, es tan extraño que está formado, a mitad y mitad, de una fuente inagotable de ternura y de un pozo profundo de bestialidad?

  24. Mexicanos: Hemos alcanzado el mayor bien que podríamos desear, viendo consumada por segunda vez la independencia de nuestra Patria. Cooperemos todos para poder legarla a nuestros hijos en camino de prosperidad, amando y sosteniendo siempre nuestra independencia y nuestra libertad.

  25. Siempre he procurado hacer cuanto ha estado en mi mano para defender y sostener nuestras instituciones. He demostrado en mi vida pública que sirvo lealmente a mi patria y que amo la libertad. Ha sido mi único fin proponeros lo que creo mejor para vuestros más caros intereses, que son afianzar la paz en el porvenir y consolidar nuestras instituciones.

  26. Es imposible, moralmente hablando, que la reacción triunfe.

  27. Mi deber es no atender a los que sólo representan el deseo de un corto número de personas, sino a la voluntad nacional.

  28. Contra la Patria nunca tendremos razón.

  29. Lo han alcanzado los buenos hijos de México, combatiendo solos, sin auxilio de nadie, sin recursos ni los elementos necesarios para la guerra. Han derramado su sangre con sublime patriotismo, arrastrando todos los sacrificios antes que consentir en la pérdida de la República y de la libertad.

  30. Malo sería dejarnos desarmar por una fuerza superior, pero sería pésimo desarmar a nuestros hijos privandoles de un buen derecho, que más valientes, más patriotas y sufridos que nosotros, lo harán valer y sabrán reivindicar algún día.

  31. La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad, su indestructible arma; la perfección posible, el fin a dónde se dirige.

  32. Aquel que no espera vencer, ya está vencido.

  33. El pueblo que quiere ser libre lo será. Hidalgo enseñó que el poder de los reyes es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos.

  34. Habrá perfecta independencia entre los negocios del Estado y negocios puramente eclesiásticos. El gobierno se limitará a proteger con su autoridad el culto público de la religión católica, así como el de cualquiera otra.

  35. La instrucción es la primera base de la prosperidad de un pueblo, a la vez que el medio más seguro de hacer imposibles los abusos de poder.

  36. Confiemos en que todos los mexicanos, aleccionados por la prolongada y dolorosa experiencia de las comunidades de la guerra, cooperaremos en el bienestar y la prosperidad de la nación que sólo pueden conseguirse con un inviolable respeto a las leyes, y con la obediencia a las autoridades elegidas por el pueblo.

  37. La perfección es el único don que la naturaleza le ha negado al ser humano pero aun reconociéndolo tratamos de perfeccionarnos.

  38. La democracia es el destino de la humanidad; la libertad su brazo indestructible.

  39. El triunfo de la patria, que ha sido el objeto de sus nobles aspiraciones, será siempre su mayor título de gloria y el mejor premio de sus heroicos esfuerzos.

  40. No vacilé en ayudar del modo que me fue posible a los que trabajaban por el cumplimiento de la ley que ha sido siempre mi espada y mi escudo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Logo de Superación Personal

Superación Personal Online participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es.

Superacionpersonal.online Copyright 2020