Saltar al contenido

50 Versiculos y Textos Célebres de la Biblia

Todos los cristianos regimos nuestra vida en función de lo que Dios estableció para la humanidad y que quedó plasmado como versículos y frases en la Biblia.

Versículos-Célebres-de-la-Biblia

 

En este importante libro encontramos diversas expresiones que nos motivan, nos alientan y proporcionan ánimo en diversos momentos de nuestra vida.

Ahora te mostraremos 50 de estas frases:

  1. Y cuando os pongáis de pie para orar, si tenéis algo contra alguien, perdonadle, para que vuestro Padre que está en los cielos también os perdone a vosotros vuestras ofensas. Marcos 11:25-26.

  2. Jesús: “Hay más felicidad en dar que en recibir”. Hechos 20:35.

  3. Es la Biblia la más preciosa dádiva que Dios ha podido enviar al mundo. Montesquieu.

  4. No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que salga de los labios de dios. -Mateo 4: 4.

  5. Dejen que los niños vengan a mí, y no se los impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. Mateo 19:14.

  6. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9.

  7. No te acuerdes de los pecados de mi juventud ni de mis rebeliones. Conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh El Señor. Salmo 25:7.

  8. Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Lucas 23: 34.

  9. No te asocies con el hombre iracundo; ni andes con el hombre violento, no sea que aprendas sus maneras, y tiendas lazo para tu vida. Proverbios 22:24-25.

  10. obre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Proverbios 4.23.

  11. Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los insultan. Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra. Lucas 6: 27 – 29.

  12. Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. Mateo 7,7-8.

  13. Sobre todo, tened entre vosotros un ferviente amor, porque el amor cubre una multitud de pecados. -1 Pedro 4:8.

  14. El hombre de muchos amigos se arruina, pero hay amigo más unido que un hermano. Proverbios 18:24.

  15. No me ruegues que te deje y que me aparte de ti; porque a dondequiera que tú vayas, yo iré; y dondequiera que tú vivas, yo viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. -Rut 1:16.

  16. Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y grande en misericordia y verdad. Salmos 86:15.

  17. Jesús le dijo: “Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron y creyeron” -Juan 20:29.

  18. No os dejéis engañar: Las malas compañías corrompen las buenas costumbres. Corintios. 15:33.

  19. Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en si misma. -Santiago. 2-17.

  20. Te alabaré para siempre por lo que has hecho y esperaré en tu nombre. Porque es bueno, delante de tus santos. Salmos 52:9.

  21. Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los insultan. Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra. -Lucas 6: 27 – 29.

  22. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Juan 15:10.

  23. Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros. -Mateo 6:14.

  24. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Fil. 4, 13.

     

  25. Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible. -Mateo 19:26.

  26. Y todo lo que pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de él. Juan 3:22.

  27. Con tus manos me creaste, me diste forma. Dame entendimiento para aprender tus mandamientos. -Salmos 119:73.

  28. Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1.

  29. El que entre ustedes quiera ser grande, deberá servir a los demás; y el que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser su esclavo. Porque, del mismo modo el hijo del hombre no vino para que le sirvan sino para servir. -Mateo 20: 26 – 28.

  30. Dijo María: Yo soy la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Lc 1,38.

  31. A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi auxilio? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra. Salmo 121,1-2.

  32. Te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Yahvé tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Js. 1, 9.

  33. No juzguéis para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados y con la medida con que medís, os será medido. Mateo 7:1-2.

  34. El que cubre la trasgresión busca amistad, pero el que divulga el asunto aparta al amigo. Proverbios 17:9.

  35. La suave respuesta quita la ira, pero la palabra áspera aumenta el furor. Proverbios 15:1.

  36. Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Mc 8,34.

  37. No se preocupen tanto del adorno exterior… sino de adornar interiormente el corazón con la belleza inalterable de un espíritu apacible. 1 Pedro 3:3.

  38. Deléitate también en el Señor y él cumplirá los deseos de tu corazón. Salmos 37:4.

  39. El caballo se prepara para el día de la batalla; pero la victoria de Dios viene. Proverbios 21:31.

  40. No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra. Is. 41, 10.

  41. Pon tus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ti. 1 Pedro 5,7.

  42. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7.

  43. Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demás os será añadido. Mateo 6:33.

  44. Porque yo sé los planes que tengo para vosotros “declara el Señor” planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11.

  45. Es pues, la fe la certeza de los que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1-3.

  46. Me alegraré y me regocijaré en tu misericordia, porque has considerado mi angustia. Has conocido a mi alma en las adversidades. Salmos 31:7.

  47. Todas las cosas que hagan, háganlas con amor.1 Corintios 16:14.

  48. Tú eres mi refugio, me guardarás de la angustia, me rodearás con cantos de liberación. Salmos 32:7.

  49. Reconocedlo en todos tus caminos y Él enderezará tus veredas. Proverbios 3:6.

  50. Confíen en Jehová perpetuamente, porque en Jehová, el Señor, está la fortaleza eterna. Isaías 26:4.